CANCELAR DEUDAS

 


Cómo cancelar deudas

Según el diccionario una deuda es la obligación que tiene una persona de de pagar o devolver una cosa, generalmente dinero. Obligación moral que tiene una persona de dar cosa o corresponder a algo.

El endeudamiento en las familias de nuestro país en el 2017 se  ha situado en los 704.797 millones de euros. A pesar de que la tasa interanual registró una caída del 1,3%, según la cifras emitidas por el Banco de España, la deuda nos sitúa en los mismos niveles previos  que al inicio de la crisis económica.

Intentar reducir la deuda es el primer paso que hay que realizar para conseguir llegar a una estabilidad económica.

Con ello logramos ir a la fase esencial de todo, el ahorro. En consecuencia debemos seguir un  orden para conseguir el cometido. Una organización  y clasificación de la deuda es lo prioritario.

Cuando no es posible  ni la reducción de la deuda  ni el fomento del ahorro, nos vemos abocados a la única solución posible. La cancelación de la deuda.

Una modalidad es la cancelación anticipada de la deuda. Si el banco nos ha concedido un préstamo para el consumo, crédito personal, etc, la cancelación total de la deuda sería posible si disponemos de la cantidad total, la equiparable a la suma del capital pendiente dela deuda, más las comisiones devengadas. Es importante fijarse en las clausulas del contrato crediticio antes de firmarlo con el banco. Concretamente en el apartado de comisión por cancelación. Algunas entidades aplican un porcentaje excesivo de la totalidad del capital, aplicándole un coeficiente por intereses y otro porcentaje por comisión de la anticipación.

Subrogación de la deuda

Otra modalidad de cancelación de la deuda es la subrogación de la deuda. Es una opción también válida y usada frecuentemente con las entidades bancarias. Consiste en transferir los derechos y obligaciones hasta la finalización del crédito en otra persona. Para lograr la subrogación es necesario en primer lugar que la persona a la que vamos a proponer como subrogante a nuestra entidad bancaria , cumplas con unas mínimas garantías exigidas por la entidad, contrato de trabajo, no estar incluido en ningún fichero de morosidad ( ASNEF), o que pueda presentar un aval.

La subrogación se utiliza frecuentemente en los créditos hipotecarios, (créditos con garantía real ). Es la modalidad necesaria dentro de las opciones que disponemos en el sector crediticio, cuando debemos adquirir un inmueble, ya sea como primera residencia, segunda vivienda, o adquirir  un bien inmueble para realizar una actividad empresarial o comercial. El prestatario del crédito (lo que llamamos genéricamente titular del préstamo), el comprador de  la vivienda, cede los derechos de la propiedad de la vivienda y mediante el contrato  de subrogación , debidamente supervisado y aprobado por la entidad bancaria , transfiere las obligaciones crediticias en su totalidad al nuevo prestatario.

Pacto con la otra parte

Otra modalidad de cancelación de la deuda, pacto con la otra parte. Los pactos entre deudor y acreedor son otra manera de reducir o cancelar una deuda. Normalmente un pacto va encaminado a modificar cuota, plazo o establecer un período de carencia para que el deudor pueda recomponer sus finanzas y poder así hacer frente a la deuda, pero también en otras situaciones más complejas como la de concurso de acreedores, tanto para personas físicas como jurídicas.

Afortunadamente tenemos la mejor opción de todas la Ley de la Segunda Oportunidad, cuando los bancos ya nos han cerrado todas las puertas podemos refugiarnos en ella, mediante la cual podremos cancelar la totalidad de las deudas sin tener que asumirlas.

¿Te ayudamos?

Please type your full name.
Invalid Input
Invalid email address.
Invalid Input
Invalid Input